Presentación CD | «Desde la tierra que habito»

«Desde la tierra que habito»


Recital de musica de cámara y guitarra
17 marzo | 7 PM | Sala MCC
Música en el campus
Escuela de Artes Musicales | Universidad de Costa Rica
2015


PROGRAMA
EDDIE MORA (1965)

Fragmentos II para guitarra (2006)
Josué Castro 
– guitarra
Óyeme con los ojos para viola y guitarra (2012 – estreno mundial)
Dedicada a Erasmo Solerti
Erasmo Solerti – viola,  Rosa Matos – guitarra
Miniaturas para violin y piano (2000)
Constantine Merezhnikov – violín, Irina Kaufman-Brookes, piano
Homenaje a Rodrigo 
(2014 – estreno mundial)
Dedicada a Jorge Zamora
Adrián Montero – guitarra
Cuarteto de cuerdas No. 2 (2008 – estreno nacional)
Cuarteto Hispano. Eva Trigueros – violín I, Grace Marín –  violín II, Naaman Muñoz – viola, Raúl Barreto – violonchelo


NOTAS | Ekaterina Chatski

A pesar de que Miniaturas (2000) para violín y piano no están incluidas en el nuevo disco Desde la tierra que habito, iniciaremos estas notas con una mención a ellas, pues son las obras que marcan el inicio del segundo período de Eddie Mora como compositor, época en la que el músico deja Rusia y regresa, completamente, a Costa Rica, su tierra natal.

Según el propio compositor, sus Miniaturas son un puente entre ambas fases y entre dos países: Costa Rica y Rusia. Los sonidos de estas composiciones nos traen tanto el folclor y la ironía rusa (I y III miniaturas) como las nuevas texturas sonoras y el movimiento rítmico asimétrico, tan característicos del mundo sonoro latinoamericano (I, II y IV miniaturas).

En este concierto y presentación de disco, nos encontramos, también, con dos piezas para guitarra: Fragmentos II (2006) y Homenaje a Rodrigo (2012). Estas son producto de un encargo para ser interpretadas en Concursos Nacionales de Guitarra, en los años 2006 y 2014, respectivamente. Por lo tanto, el compositor debió cumplir con las solicitudes de los músicos y escribir piezas de nivel avanzado, sin traicionar por ello su propio estilo.

Mora al respecto nos dice: «Los encargos son una motivación extra para escribir una pieza musical. La obra Fragmentos para guitarra fue comisionada por Ramonet Rodríguez para formar parte del repertorio de un concurso que se celebró algunos años atrás en la Escuela de Artes Musicales. En estos casos, la idea, también, es someter a los intérpretes a algún tipo de dificultad técnica-musical que permita evaluar su desempeño en el concurso. Por otro lado, la obra Homenaje a Rodrigo fue solicitada por el guitarrista Jorge Zamora. El objetivo fundamental era utilizar algunos recursos de la guitarra poco usuales: ritmos, golpes, técnicas extendidas. Y, bien, por tratarse de un homenaje a Joaquín Rodrigo, cité, brevemente, el Concierto de Aranjuez.»

La obra Óyeme con los ojos (2012), también, fue un encargo, del violinista y violista Erasmo Solerti, quien es un gran conocedor de la música de Mora quien agrega: «Fue un enorme placer escribir una pieza para Erasmo, sobre todo por tratarse de un proyecto bastante inusual: una selección de obras contemporáneas para guitarra y viola. Además, hemos trabajado muchísimos años y ha estrenado muchas de mis piezas. Óyeme con los ojos está inspirada en un extracto de la poesía de Sor Juana Inés de la Cruz. El título mismo, tan sugerente, Óyeme con los ojos, fue suficiente para poder transmitir y hacer una cohesión con las palabras en la poesía de esta gran escritora latinoamericana.»

Para finalizar este recital, se incorporó el Cuarteto No.2 (2008), en cuyo estilo, se acerca a las piezas incluidas en el disco Desde la tierra que habito: Texturas para ensamble de percusión y Trío No.1 para violín, violoncello y piano.

En estas tres obras, reina un dramatismo que el compositor describe con las siguientes palabras: “Todas ellas se encuentran muy cercanas una de otra, tanto en el marco cronológico, como en el tratamiento del lenguaje musical que se deja influir por la música “soviética”: intensa, disonante, dramática”. Como ejemplo, hago mención de la cita musical que aparece al inicio del Cuarteto No.2. Esta pertenece al Concierto No.4 para violín y orquesta del compositor preferido de Mora: Alfred Schnittke (1934-1998).